¡Tus cadenas están rotas en el Nombre de Jesucristo!

Rompiendo las cadenas del diablo parte 1 Aaron Joseph Paul Hackett | Perdón/Liberación | 22/08/2022

Te doy autoridad desde arriba

¡Estamos en guerra con el diablo y sus demonios! Las puertas negras están abiertas, y su ejército está suelto sobre la tierra. Se están cometiendo pecados en todo el mundo y sus generales están asignados para traer destrucción sobre la tierra. ¿Quién rescatará a la humanidad de este mal diabólico? ¿Cómo rompemos el dominio legal que los demonios tienen sobre nosotros?

Hermanos y hermanas, ¡estamos en una situación realmente oscura! La realidad es que muchos de los discípulos de las torres oscuras andan sueltos por el mal. Se está tergiversando la realidad de lo que es “verdad”. Los enemigos de Dios ya no se esconden. Hay esperanza. Jesucristo vino en carne del cielo para traer la misericordia de Dios a la humanidad. Juan 1:9-13 “La luz verdadera que ilumina a todo hombre venía al mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho, mas el mundo no le conoció. Vino a su propia casa, y su propia gente no lo recibió. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; que nacieron, no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”[1] Pero, ¿quiénes son estos hijos de Dios? Respuesta sencilla, aquellas de aceptar a Jesús como su Señor y salvador. La pregunta más compleja es, aquellos que son hijos de Dios, ¿hay más que son escogidos para un propósito especial? Sí hermanos, estos son los que van al frente a la batalla contra el diablo y sus demonios diariamente. ¡No escuchamos sobre ellos porque la mayoría de la humanidad no cree que estemos en guerra! Debido a esta ignorancia, ya sea una elección del alma individual o como un grupo en la sociedad, se sacuden al diablo como si fuera una broma. ¡Peor aún, él no existe!

De la autoridad docente de la iglesia católica romana CCC 976 “El Credo de los Apóstoles asocia la fe en el perdón de los pecados no sólo con la fe en el Espíritu Santo, sino también con la fe en la Iglesia y en la comunión de los santos. Cuando dio el Espíritu Santo a sus apóstoles, Cristo resucitado les confirió su propio poder divino para perdonar los pecados: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis”. cualquiera, se retienen.”[2]  ¡ Esta línea de Sucesión de Hombres Santos que ha luchado contra Lucifer ha continuado durante dos mil veintidós años! ¡Desde el Apóstol de Cristo hasta el Sacerdote que está proporcionando el Santo Sacrificio de la Misa en su iglesia católica local, son las tropas en primera línea! No todo Sacerdote es un exorcista oficial, el obispo que es responsable de esas diócesis tiene un hombre especial que es elegido para ese papel. ¡Lo que sí tiene todo Cardenal, Obispo, Sacerdote es la autoridad de perdonar los pecados! Esto es muy importante de entender porque teniendo la autoridad de perdonar los pecados, es como se transmite el poder de Dios a través de estos hombres, para “romper el yugo de Satanás” [3].

Todo pecado que cometemos en esta vida, es un lazo legal que entregamos al diablo [4]. Desde dolencias físicas como la artritis (los efectos físicos de la falta de perdón) hasta pecados personales como el orgullo , creer en religiones y filosofías falsas (es decir , moonies , religiones de la nueva era), prácticas supersticiosas como ESP, horóscopos, predecir el futuro usando magia oscura. Pecados sexuales como la pornografía, la perversidad infantil, los delirios sexuales, la atracción por personas del mismo sexo. Los espíritus de los miedos y las fobias tienen una raíz en los pecados que cometimos en nuestras vidas. Del Catecismo del Concilio de Trento dice : “En las almas piadosas que se acercan a este Sacramento con devoción, paz profunda y tranquilidad de conciencia, junto con una alegría inefable del alma, acompañen esta reconciliación. Porque no hay pecado, por grande o horrible que sea, que no pueda ser borrado por el Sacramento de la Penitencia, y no una sola vez, sino una y otra vez. Sobre este punto Dios mismo habla así por medio del Profeta: Si el impío hace penitencia por todos los pecados que ha cometido, y guarda todos mis mandamientos, y hace juicio y justicia, viviendo vivirá y no morirá, y yo no se acordará de todas sus iniquidades que ha hecho. Y San Juan dice: Si confesamos nuestros pecados; él es fiel y justo, para perdonar nuestros pecados; y un poco más adelante, añade: Si alguno peca, no exceptúa pecado alguno, Abogado tenemos ante el Padre, Jesucristo, el justo; porque él es la propiciación por nuestros pecados; y no sólo por los nuestros, sino por los pecados de todo el mundo.”[5]

Terminemos la primera parte con una oración que fue escrita por el reverendo padre Gabriel Amorth[6]

Oración por la propia liberación

Santo Padre, Dios omnipotente y misericordioso, en el nombre de Jesucristo y por intercesión de la Virgen María, envía sobre mí tu Espíritu Santo; que el Espíritu del Señor descienda sobre mí, me moldee, me forme, me llene, me escuche, me use, me sane, eche de mí todas las fuerzas del mal, aniquílelas, destrúyalas, para que esté bien y haz el bien Apartad de mí todos los hechizos, hechicerías, magia negra, misas negras, mal de ojo, ataduras, maldiciones, infestación diabólica, posesión diabólica, obsesión diabólica, todo lo que es malo; el pecado, la envidia, los celos, la perfidia, la discordia, la impureza, el enamoramiento; enfermedades físicas, psíquicas, morales, espirituales y diabólicas. Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo. En el nombre de Jesucristo nuestro Salvador, por intercesión de la Inmaculada Virgen María, ordeno y mando a todos los espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me abandonen inmediatamente, que me abandonen definitivamente, y encadenados por San Miguel. el Arcángel, por San Gabriel, por San Rafael, por mi ángel de la guarda, aplastado bajo el calcañar de la Santísima Virgen Inmaculada, para ir al abismo eterno. Dame, oh Padre, mucha fe, alegría, salud, paz y todas las gracias que necesito. Señor Jesús, que Tu Preciosísima Sangre sea sobre mí. Amén.

Dios los bendiga a todos,

Aarón Joseph Paul Hackett

Consulta dominicana


[1]Juan 1 RSVCE (Versión estándar revisada Adición católica

[2]CCC-CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA SEGUNDA EDICIÓN

[3]CIC 977 Nuestro Señor vinculó el perdón de los pecados a la fe y al Bautismo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda la creación. El que creyere y fuere bautizado, se salvará”. El bautismo es el primer y principal sacramento del perdón de pecados porque nos une a Cristo, que murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación, para que “también nosotros andemos en vida nueva”.

[4] Oración de liberación por el P. Chad Ripperger , PhD Sensus Prensa tradicional

[5]http://www.catholicapologetics.info/thechurch/catechism/Holy7Sacraments-Penance.shtml

[6]Padre Gabriel Amorth – El diablo me teme

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: