Meditación 28/10/18

Hermanos y hermanas,

Leemos de la palabra sagrada de hoy sobre Jesús sanando al ciego que se llama Bartimeo. ¿Qué mensaje nos está diciendo nuestro Divino Salvador? Primero, nos está mostrando que él es verdaderamente el Dios Eterno que creó los cielos y la tierra. Él está demostrando su autoridad a las personas que lo rodean. Así como le dijo al fariseo que tiene el poder de perdonar los pecados, también tiene el poder de curar nuestros cuerpos rotos. Segundo, Jesús nos está mostrando que él es el Dios de la misericordia eterna. Siendo Dios, podría haberle dicho a Bartimeo que no, por tus pecados pasados, debes permanecer así o debes ofrecerlo como sacrificio para expiar tus ofensas. No. Jesús lo llama a venir a él después de escuchar su clamor de sanidad. “¡Jesús, hijo de David, ten piedad de mí!” Tercero, la verdadera lección profunda de esta lectura del evangelio es que todos sufrimos. Si el sufrimiento es por nuestros pecados. Las experiencias de trauma y tribulaciones que hemos enfrentado en nuestras vidas. Todos tenemos un grito interior a Dios. Esto es cuando el Señor de la Hostia puede trabajar en nosotros. Dios, tan poderoso como es, no puede interferir con nuestro libre albedrío. Él nos ama tanto que lo respeta profundamente. Siempre nos gusta sentir que estamos en control de todo. Odiamos dejar ir las cosas. Pero tarde o temprano, nuestra naturaleza humana nos fallará. El peso del mundo y nuestros problemas pueden ser demasiado para soportar. Cuando descubrimos que tenemos cáncer, o que uno de los enamorados se está muriendo. Cuando descubrimos que nuestro cónyuge ha sido infiel en nuestro matrimonio o que nuestros hijos se han alejado de la fe. Cuando sentimos la desesperanza cuando perdemos nuestro trabajo y no sabemos cómo vamos a obtener nuestro pan de cada día. Es cuando realmente podemos rendirnos a la Misericordia de Dios. Necesitamos ver a la Santísima Virgen María como un ejemplo a seguir durante estos tiempos difíciles. Mira cómo enfrentó al mundo durante el tiempo que estuvo aquí en la tierra. Ella dijo “Sí” a Dios cuando recibió noticias del nacimiento de su hijo Jesús. Ella siguió a su esposo José, ya que tuvieron que huir de Belén, cuando Herodes estaba tratando de matar a Jesús. Ella le pidió a su Hijo un milagro durante la boda cana. Ella estuvo con Jesús durante la pasión y la muerte. ¡Se aferró a la promesa de Dios y confió en él hasta el final! Su fe no renunció. Ella confiaba en el Señor Todopoderoso para superar todos los caminos. ¡Nosotros también debemos venir ante el Señor con la misma pasión! Sí, hermanos y hermanas, tenemos una naturaleza caída y nacemos con pecado en nuestras vidas a diferencia de nuestra Santísima Madre, pero podemos imitarla y orar a su Hijo Jesús por misericordia. ¡Jesucristo está listo para darnos vida y tenerla más abundantemente! Todo lo que sucede en la vida es debido a su divina providencia. Necesitamos ser quebrantados de nuestro espíritu orgulloso. Necesitamos que nuestras vidas sean destrozadas para que nos vuelvan a completar. Necesitamos morir al yo para que Jesús nos cure. Debemos confiar en el Señor de la mejor manera que necesitamos sanidad. Podemos pensar que necesitamos curación física, pero tal vez el Señor quiera sanar su corazón. Tu corazón es el centro de tu vida personal de oración a Dios. Tenemos que dejar de pensar con nuestra mente. Nuestras mentes humanas siempre están tratando de racionalizar todo todo el tiempo. El corazón de nuevo es el núcleo de nuestra vida de oración. Cuando nuestro corazón está en paz, entonces nuestra alma está en paz, entonces nuestras mentes pueden estar en silencio ante el ruido del mundo y, finalmente, podemos escuchar a Dios hablándonos. Clamemos juntos, rogando al Señor a través de la intercesión de la Santísima Virgen María que muera de nosotros mismos y acudamos a él con todos nuestros problemas, todos nuestros dolores, pero pida la curación primero de nuestra relación con el creador, y solo entonces. ¿Podemos ver el mundo a través de los ojos de Cristo? Podemos amar nuestras situaciones como una oportunidad de salvación con el deseo de servir a Cristo. Que Dios nos dé la sanación que realmente necesitamos. No para hacernos mejores y olvidarnos de él, sino la curación que podemos testificar de su eterna misericordia al mundo que tenemos ante nosotros. ¡Amén!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: