¿Cuánto deberías amar a Dios?

Un pasaje del Evangelio del evangelista Marcos Ch 12: 28-31 “Y uno de los escribas se acercó y los oyó disputar unos con otros, y al ver que les respondía bien, le preguntó:” ¿Cuál es el mandamiento primero? “   Jesús respondió: “El primero es: ‘Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor es uno; y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y ​​con toda tu mente, y con todas tus fuerzas.   El segundo es esto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos ”. Jesús dice las mismas palabras que Dios le enseñó a Moisés. Jesús está llamando no solo a Israel, sino a todo el mundo a la atención. Así como un padre está llamando a sus hijos a venir a la sala, Jesús está llamando a todos al Trono de Dios. ” El Señor nuestro Dios”, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios Eterno debe ser el foco de todo tu ser. Uno debe estar atento, concentrado y no tener otros pensamientos en su mente. No hay nada en la tierra que valga más que entregarte a Dios.Cuando uno realmente se enfoca en Dios, olvida que está en la tierra, se ve a sí mismo ante la presencia de Aquel que es Santo, el que no ha sido visto cara a cara pero que existió antes de todos los tiempos.  Postrémate y da gracias a quien es el dador de regalos.

 

Entonces, Jesús dice: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”. El dinero, el oro, tu auto, tu cuenta tonta, lo que sea que el mundo haya puesto delante de ti, no significa absolutamente nada ante Dios.El amor que le damos a Dios es un amor imperfecto, debido a nuestra naturaleza caída, no podemos amar a Dios perfectamente como Jesús puede hacerlo. Pero podemos esforzarnos por mejorar nuestro amor hacia Dios. Escucha el latido de tu corazón. Ese golpe fue hecho por el que lo puso todo junto. Sus manos poderosas lo formaron. ¿Puedes ver que cuando Dios te hizo, él se tomó su tiempo para diseñarte? Él eligió cuidadosamente lo que quería darte. No todos los seres humanos son iguales, incluso aquellos nacidos como gemelos tienen personalidades diferentes que los hacen únicos. Él te dio la vida que te llevará a tu santificación. Dios no comete errores. Cada acción y reacción son consideradas. El mejor regalo es que te dio libre albedrío para elegir adorarlo.

 

San Agustín de Hipona señala en su libro Enseñando el cristianismo, que Dios no dejó nada vacío. Lo que significa que todo tu corazón, toda tu alma y toda tu mente están destinados a estar llenos del Amor de Dios. No hay nada en la tierra que pueda llenar ese vacío. Puedes beberte hasta la inconsciencia, puedes ser diez veces ganador de la Lotería, podrías ser un gobernante por el resto de tu vida, pero nada te satisfará más que a Dios. Tu alma fue cuidadosamente formada por Dios para entrar en el cuerpo que él hizo para ti. El aliento del Espíritu Santo es lo que te dio el primer aliento y el latido del corazón en el vientre de tu madre. Así como la Santísima Virgen María dijo que Sí en su respuesta al Arcángel Gabriel, ella estaba llena de Vida y de Amor de Dios, nosotros también podemos experimentar ese don si nos entregamos totalmente a Dios.   No hay un llamado más elevado en la vida que ser siervo del Señor Altísimo. Jesús dio muchos ejemplos de lo que es el verdadero servicio a Dios. Lavó los pies de sus discípulos, cuando debió haber sido ellos lavándose los pies. En el Evangelio de Marcos, Jesús es el “que viene a servir”. Jesús hace la voluntad de Dios el Padre. ¿Cuánto más vendría el mundo a amarlo si nos mostramos ese amor?

 

Porque estamos hechos en la “Imagen y semejanza de Dios ” Génesis 1: 26-27 La vida de cada ser humano en la tierra debe ser respetada. No debería haber personas sin hogar en el mundo. Si realmente seguimos los Mandamientos de Dios, deberíamos estar ayudando a alimentar a nuestro prójimo y darle a él y a su familia los bienes adicionales que tenemos. Así como queremos dar buenos regalos a nuestros hijos, debemos pensar de la misma manera hacia otro ser humano. Ningún niño debe sentirse nunca deseado, ninguna persona anciana quedará sola o abandonada en la tierra. San Agustín dice que no podemos encontrar nuestra propia felicidad. La alegría solo puede ser de Dios. Es un regalo que solo él puede dar. Él da ese regalo libremente y diariamente. La mayoría de nosotros no respondemos a la llamada o simplemente lo ignoramos. Pero él siempre nos está esperando. Él es paciente incluso hasta la hora final de su vida cuando esté listo para ir de esta vida a la siguiente, ore para que la gracia llame a Dios y pida su ayuda. Él no te rechazará, eres tú quien lo rechaza. Acabemos con esta oración.

 

Dios, te damos gracias por enviar a tu Hijo Jesús de Nazaret al mundo. Te agradecemos que su Madre María dijo que sí, y que la Palabra se hizo Carne. Permítanos dejar de lado todas las tonterías y alabarte y adorarte. Solo Tú puedes llenar este enorme vacío que tengo sobre mi Alma. Este vacío que duele, este vacío que duele, déjame dar gracias ¡Dios poderoso e inmortal! Das   Los frutos de la tierra para comer y los talentos para compartir con nuestro prójimo y tratar de traer paz a la tierra. Perdona nuestros pecados y llévanos a la vida eterna. ¡Amén!

 

Dios te bendiga,

 

Aaron JP

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: